MI BIOGRAFIA

Nicola Di Bari, verdadero nombre Michele Scommegna, es sin duda uno de los cantantes italianos más populares y queridos en el mundo.
Nació en Zapponeta (FG) el 29 de septiembre de 1940, justo en el día de San Miguel, patrón de su pequeño pueblo.
En su último año de primaria, en casa Scommegna se empezó a discutir sobre lo que Michele iba a hacer en edad adulta. Se decidió que no habría sido campesino, como su padre y sus hermanos, sino que lo habrían empujado a estudiar. Así que el padre lo inscribió al Istituto Arzobispal Sagrado Corazón de Manfredonia.

Durante los años de la escuela secundaria nunca había sentido el deseo de cantar…tenía una voz tosca, cavernosa. Luego un día de repente…
Es el 29 de septiembre, feria del patrón de Zapponeta; Michele, adolescente, dando vueltas con los amigos por los puestos del pueblo, entre barracas de tiro al blanco, tiovivos y vendedores ambulantes de juegos y golosinas, es impresionado por la presencia de un vejecito que está con aire triste cerca de su puesto de helados.
<<¿Qué pasa?, se entera, ¿los negocios no van bien?>> el viejecito está afligido por no tener un hilo de voz y no poder atraer los clientes. Todos van a comprar helados a los puestos de los otros, de los que se hacen oír con un gran vozarrón…
<> concluye con las lágrimas en los ojos.
Michele, con su gran corazón, agarra el megáfono y empieza a gritar<<Helados, helados, los mejores helados de la región>>. Los amigos tienen una idea:<<Michele, ¿por qué no cantes una de esas canciones , como sueles hacer durante el recreo en la escuela?>>. Y Michele, por juego, empieza a cantar y se da cuenta de que la gente se acerca, se reúne alrededor de él, aplaude, quiere más canciones. Mientras tanto el viejecito vende todos sus helados.
Michele quiere terminar, pero el público insiste.<<Canta, canta otra vez…>>.
Cuando vuelve a casa, Michele tiene una idea bien precisa en la cabeza: va a ser cantante de música ligera.
Comienza con pequeños concursos regionales, luego el Festival de Jesi, La Caravella dei successi (caravela de los éxitos) y Castrocaro. A los dieciocho años, durante el verano, traba amistad con I fratelli Principe (los hermanos Principe), dos acordeonistas famosos en aquella época, que le proponen ir en gira con ellos al Lago Mayor.
El padre de Michele no está de acuerdo, pero al final el chico gana y obtiene el permiso de partir para el Norte.
En esta manera, deja muy joven su tierra de origen, para ir “en busca de sueños”, y en el ‘58 se muda al hinterland de Milán. La capital lombarda es también la capital de la musica ligera; allí están las mayores discográficas.

<<…amaba la música y quería cantar. Frecuentaba los lugares como Galleria del Corso en Milán, donde entonces nacía la música, porque justo en Galleria estaba la sede de algunas entre las mayores discográficas de aquel tiempo. Allí, pensaba, habría sido más fácil triunfar. Y en Galleria del Corso conocí a los “genoveses”: Michele, Tenco, Calabrese, los hermanos Reverberi y otros.

Participa enseguida a un concurso para voces nuevas y el jurado parece inmediatamente impresionado por aquella voz tan singular y él gana. Entre los jurados està el maestro Leoni de la SAAR, que le ofrece clases de canto y en poco tiempo un contrato con la discográfica, entonces líder.

Con la SAAR graba una serie de dichosas canciones, entre ellas “Piano pianino”, “Amor non farmi pianger più”, “Perché te ne vai”, “Amici miei” y en el mismo tiempo participa en el Cantagiro.

En el ‘64 la canción “Amore ritorna a casa” (“Amor retorna a casa”), que divulga el inicio de una carrera que con el tiempo se reveló larga y fabulosa.

La canción gusta; se aprecia sobre todo la voz de este joven cantante y el elepé se señaliza entre los más vendidos.
Ahora le espera la prueba más importante, es decir el Festival de Sanremo del año siguiente, el ‘65, año en el que la SAAR lo lleva al Festival con “Amici miei”, con Gene Pitney, y se clasifica 2°.
Vuelve a cantar con el cantante americano en los Festivales de los dos años siguientes, con “Lei mi aspetta” en el ‘66 y “Guardati alle spalle” en el ‘67.
Desde hace algunos años está comprometido con la hermosa y dulce Agnese Girardello, una chica joven de origen veneto. En el mismo tiempo, en su “Spider azul”, coche comprado con el primer dinero ganado, va y viene a menudo entre Milano y Zapponeta: Nicola siempre se ha quedado muy apegado a su familia y en particular al padre, que durante los comienzos un poco más duros, siempre ha estado muy cerca de él, animándolo a seguir por aquel camino.
La salida de “Guardati alle spalle” no resulta como esperado: basta errar un tiro y uno tiene que volver a empezar desde el principio.
La del ‘67 es para Nicola una edición de Sanremo hecha todavía más triste por la perdida de un amigo querido y colega, Luigi Tenco, en su homenaje, después de algún tiempo, graba el elepé muy sugestivo “Nicola Di Bari canta Luigi Tenco”.

La dulce Agnese no deja un momento de animarlo; sabe hacer sonreír aquel chico vulnerable y con ese aire un poco ceñudo: decide casarse con él. El 21 de Diciembre del ‘67 se fija la fecha de la boda, que es celebrada por Padre Girardello, fraile franciscano, hermano de Agnese.
…y la historia de Nicola Di Bari se tiñe de rosado…

Estamos en el ‘68: el cantante pullés se presenta nuevamente al Cantagiro, con la intención de volver a ganar, y participa con una bella canción cuyo título es “Eternamente”, un verdadero motivo de orgullo en el repertorio de Nicola.

La música ha sido escrita por Charlie Chaplin para “Limelight” y la letra es de Nicola. La sacó de una carta escrita para Agnese el año anterior, desde Buenos Aires donde estaba de gira. Es una canción delicada, romántica. Para comprenderla, para saborearla y apreciarla hay que ecucharla en silencio, con atención. También con este tema Nicola participa al Cantagiro, de manera prestigiosa, aunque un poco desorientado por la mala cariza que está tomando la escena musical del Cantagiro, marcada por la enorme participación de conjuntos beat, que atraían un público de jovenes acalorados.
La noche de la etapa en Massa Carrara, Nicola Di Bari se exhibe para proponer “Eternamente” con algo diferente y particularmente emocionado, feliz.
¿Qué ha pasado? Hace algunos minutos lo ha llamado por teléfono el hermano para decirle que se ha hecho padre de una niña hermosa, Ketty..

Y enseguida los periodistas lo asaltan, enterados del evento feliz<<Nicola, ¿estás contento?>> <> y acabado de exhibirse, corre a Milán.

La llegada de Ketty parece prodigioso, porque marca el inicio de una gran oleada de suerte para Nicola.
En la primavera del ‘68, hay una canción en Francia que tiene mucho éxito; el cantante pullés piensa que, propuesta con una buona letra en italiano, puede caerle perfecto. Y la graba, hacia el final del año, con el título “Il mondo è grigio, il mondo è blu”.
El elepí consigue inmediato éxito; dentro de pocas semanas vende cientos de millares de copias.
Llegan avalanchas de cartas, llamadas telefónicas de admiradores, de periodistas, empresarios con propuestas de giras.
Mientras tanto cambia discográfica, pasando a la RCA, al interior de la que trabaja con los hermanos Gianfranco y Gianpiero Reverberi, eficientísimos colaboradores.
A quien le pregunta qué piensa de los años ‘60 contesta: <>.
<< En los años ‘60, además, habían muchos concursos y manifestaciones canoras al alcance de jovenes desconocidos y principiantes. Hoy, casi no se habla más de concursos. Quien quiere hacer el cantante empieza autoproduciéndose, inventándose una etiqueta, proponiéndose en gira junto a nombres más conocidos, esperando llegar lejos>>.

Pues volvamos al ‘68, año en el que Nicola pasa a la RCA.
Entre el ‘68 y el ‘75 se localiza el período de oro de Nicola Di Bari. En este panorama musical, la suya es poesía simple, en el estado puro, que frecuentemente acaricia el corazón.
No hay que esperar por él por supuesto canciones beat, de protesta o denunciadoras de una de las muchas cosas que no “convencen” en nuestro País. Nicola canta el amor, sus emociones, emociones sencillas, pero al mismo tiempo grandes e intensas.

La nueva etiqueta “planifica” el cantante en una manera que podríamos definir industrial: muchos elepés al año bien distanciados, giras al extranjero organizadas con todo detalle y en función de los elepés grabados.

Después del éxito de “Il mondo è grigio, il mondo è blu”, Nicola no consigue dejar de pensar en una canción que él mismo ha escrito y que se llama “La prima cosa bella” (“La primera cosa bella”).
Personalmente está convencido de que es un tema con mucho valor, aunque el ejecutivo de la discográfica manifieste sus dudas…
Después de un par de años,Nicola logra de todos modos llevar la canción al Festival de Sanremo del ‘70, junto a I Ricchi e Poveri, y se clasifica al 2° puesto. El público, en cambio, decreta que es él el verdadero triunfador de aquella edición:”La prima cosa bella” tiene mucho éxito, alcanza enseguida la cumbre de las top ventas y la discográfica, aunque trabajando mucho, logra a penas satisfacer las exigencias del mercado.
Aquí empieza la ascención imparable de Nicola Di Bari. Graba “Se mai ti parlassero di me”, versión italiana de “Smile” por C.Chaplin, un tema muy querido a Nicola y a su padre Matteo;”Un uomo molte cose non le sa”, tema de mucha calidad artística; o la divertida e irónica “Sai che bevo, sai che fumo” (“Se que bebo, se que fumo”).
Nicola todavía está disfrutando de los resultados de Sanremo ‘70 que ya está por llegar el Festival del ‘71.
La RCA sabe que también esta vez Nicola Di Bari puede ser ganador y le acerca la muy joven Nada, para presentar “Il cuore è uno zingaro”(“El corazón es un gitano”) . Las previsiones eran exactas y la canción de Migliacci-Mattone llega hasta al 1°puesto. Del mismo año es la espontánea “Paese” (“Mi pueblo”) o la autentica “Era di primavera”.
Así pasa un año y aquí estamos en el comienzo del ‘72, otra vez ganador primero en Canzonissima con “Chitarra suona più piano”, y después en el Festival de Sanremo, esta vez solo, para saborear toda la felicidad del triunfo de “I giorni dell’arcobaleno” (“Los días del Arco Iris”), que gana el 1° puesto.
En casa Di Bari, en el clima alegre de las victorias, mientras tanto llega una hermosa hermanita para hacer compañia a Ketty: se llama Nicoletta.
Todavía en el ‘72, Nicola graba algunas entre sus canciones más bellas: la dulcísima “Ti fa bella l’amore”;(“El amor te hace linda”) “Zapponeta”, tema dedicado a su pueblo, de manera simple y espontánea, empapado de colores y de las atmosferas de nuestro sur; además, “Vagabondo”, de ritmo arrastrador, un verdadero himno para los muchachos de los años ‘70, pero también apreciados por aquellos jovenes que hoy Nicola encuentra en sus conciertos y que descubren en él un artista sin tiempo; y “Chitarra suona più piano”, una obra de arte absoluta, con la que Nicola Di Bari triunfa hasta obtener otro 1°puesto.
Entre las innumerables manifestaciones a las que toma parte en aquellos años, recordamos la Muestra de Venecia en el ‘71, después en el ‘72 y siempre en el mismo año el Eurofestival de Edimburgo.
El Festival de Sanremo y Canzonissima eran en aquellos años manifestaciones importantísimas en nuestro País; participar y ganar representaba entonces, en la carrera de un cantante, un altísimo reconocimiento al valor artístico.

Nicola mismo afirma:<< En aquella época, ganar una manifestación canora de aquella importancia, te llevaba sentir una forte serenidad interior, una sensación casi de extasi, cuando oías prononciar tu nombre y te proclamaban ganador.Pensabas ser llegado a la cumbre…era de veras increíble! Pienso que lo es todavía >>.

Siempre en el ‘72 Nicola se aventura en el rol de actor, cuando el director Carlo Lizzani lo llama para actuar en la película “Torino nera”, como protagonista.
En el ‘73 Di Bari deja la RCA y pasa a la WEA Italia.
…y en el noviembre del mismo año llega la tercera hija, que es llamada Arianna.
En el ‘74 participa al Festival de Sanremo con “Il matto del villaggio” y otra vez a Canzonissima.

En el ‘76 graba “La più bella del mondo” (“La más bella del mundo”) versión dance, que triunfa en Un disco per l’estate y sube en clasificación a los primeros puestos.
La fama de Nicola, que rapidamente ha llegado al extranjero, se difunde en cualquier parte, pero sobre todo en América Latina, donde él siempre ha sido muy querido, por sus maneras auténticas y su voz muy “caliente”; esto lo incita a grabar todos sus temas también en español. Y la de grabar también en esta lengua se revela una elección acertada, sobre todo en el ‘77 con el elepé “Lei mia”, que tiene muchísimo éxito en Sur América.

Del ‘79 es la feliz colaboración entre Nicola y Dario Baldan Bembo. De su encuentro nace una serie de temas, entre ellos sobresale la estupenda y etérea “Chiara”.
En el febrero del mismo año, Nicola es padre por la cuarta vez, con la llegada del varoncido tan esperado, que se va a llamar Mathis, la familia ahora está al completo.
Pasan otros dos años en los que Nicola trabaja mucho en el extranjero, en todo el mundo y verdaderos triunfos son las giras en España,Canadá, Norte y Sur América, Australia, Japón y Korea.
En el 81 sale el elepé “Passo dopo passo”, en el que está el sencillo “Giuro”, otro éxito en lengua española.
En este momento Nicola Di Bari decide descansar y dedicarse a su familia.

Graba menos elepés y su nombre aparece menos frecuentemente en las carteleras de las manifestaciones canoras. Esto depende del hecho de que los “melódicos”-y como él muchos otros importantes- no logran más encontrar suficiente espacio en una escena musical dominada por profundas mutaciones.. Esto no significa que los “cantantes a la italiana” no tienen más éxito. En los años ‘90 los observadores más agudos han notado un cierto retorno al género melódico; en esta perspectiva se coloca Nicola Di Bari con
el elepé “Innamorarsi”, en el que sobresale “Rosa”, tema esplendido en versión española, que vuelve a conquistar las top ventas suramericanas.
En estos últimos años se han publicado una serie de antologías de los temas más hermosos grabados por Nicola Di Bari. Recordamos “Un successo dopo l’altro” editado por la BMG.
Las sonoridades de las últimas antologías publicadas, proponen los temas más lindos y representativos de Nicola, reexaminados con el gusto y la madurez que este gran autor e intérprete ha juntado durante su larga carrera, sin que la originalidad y la espontaneidad de los temas vengan gastados, en esta manera se quedan invariadas las características de Nicola: un cantante melódico, nostálgico, “último romántico”, como el título de una grabación suya.
Llegamos al 2000, año en el que Nicola trabaja al LP, intitulado “Un lungo viaggio d’amore”.

En 2011 LA PRIMA COSA BELLA uno de los temas  más famoso y popular de Nicola Di Bari, que marcó la discografia italiana y internacional, vuelve a aparecer a traves de la interpretacion de Malika Ayane, grabando un  remake de la “Primera cosa bella”, soundtrack de la homonima pelicula de Paolo Virzì.

Despues de un tiempo sin grabar, a partir de 2012 y 2013, el camino de Nicola con pasion y entusiasmo se vuelve a la producción de un nuevo album, en lo que el artista muestra una nueva madurez artística.

Estamos proximamente programando la salida del nuevo album de Nicola di Bari.